RSD Alcalá 2 - CD El Álamo 0. Castigo excesivo

Dos equipos al alza se enfrentaban en El Val. Los titulares del campo recibían a El Álamo, que tras ganar sus dos últimos partidos llegaba al alza, con la moral por las nubes, y sobre todo, creyendo en el nuevo mensaje de Javi López en búsqueda de la permanencia.


De inicio se notó esa trayectoria ascendente del cuadro alameño. Los verdes salieron decididos desde el inicio, sin especular, a sumar el nueve de nueve en una semana mágica. El equipo visitante comenzó mandando sobre el césped, teniendo más el balón, y jugando en campo rival. A los del Facundo Rivas, solo les faltaba el último pase, para finalizar jugadas y crear peligro. Pero es que enfrente estaba una de las mejores defensas de todo el Grupo 7, que no permitió que Degre temiera por su portería en ningún momento.


En líneas generales, en el partido pasaban pocas cosas. Los dos equipos jugaban con calma, y sin precipitarse, lo que influyó en el ritmo del juego. Aunque no se puede decir que fuera pausado, si les faltó una chispa de velocidad a ambos equipos, que salvo en un remate de Sopeña que atajó sin problemas Degre, solo pisaban el área a balón parado, sin que ningún portero tuviera que lucirse para mantener el cero en su portería.


Todo apuntaba al 0-0 al descanso, hasta que a cuatro para el mismo se adelantaron los locales, en lo que fue una muestra de lo que fue el partido. Malote sacó una falta lejana en corto, jugándola con Nanclares. La acción siguió entre ambos, hasta que los centrales rojillos entraron en acción. Primero porque Rafael remató con la pierna diestra como si fuera un nueve, desde el interior del área. El buen disparo lo repelió Olmedo en su primera intervención del encuentro. Pero para mala fortuna del cancerbero, el balón le fue a caer a Benítez, el otro central alcalaíno sumado al ataque. Y también como si fuera un delantero, cazó el rechace haciendo el 1-0 con un disparo raso, acabando sin nada más reseñable la primera mitad.

Al segundo tiempo se esperaba que saltara mejor el equipo visitante, teniendo ya solo que ganar y nada que perder. Sin embargo, con lo que se encontraron los forasteros fue con el segundo tanto de los rojillos nada más empezar, lo que terminó de matar el partido. Garci recibió un buen balón entre líneas y se fue en velocidad de la zaga. Al ganar la acción el jugador local, Olmedo trató de salir de su portería a la desesperada para evitar el mano a mano; a lo que reaccionó el veinte complutense con un gran recurso técnico, elevando el balón por encima del meta con una bonita vaselina que se acabó convirtiendo en el 2-0.


Con los alcalaínos dos goles por delante en el marcador, el partido murió. El Álamo bajó sus prestaciones. Ya fuera por el mazazo anímico, ya fuera por el cansancio de jugar dos partidos en cuatro días, o por las grandes dimensiones de El Val; o por una suma de todo. El caso fue que los de Javi López parecieron dejar de creer. Y aunque el técnico intentó revitalizar a los suyos agotando rápidamente los cinco cambios, no lo logró. El partido continuó al tran tran, sin que pasaran muchas cosas. Pancorbo tuvo el tercer con un disparo desde la frontal que atrapó Olmedo; mientras que para los visitantes pudo ponerle algo de picante Raúl Juliá con un disparo desde el pico del área grande. Pero Degre tampoco tuvo ningún problema para atrapar el balón, acabando el partido con el conocido 2-0.


Con esta victoria, El Álamo ve rota su buena dinámica tras dos victorias consecutivas, y comienza a ver de lejos la permanencia, a pesar de tener todavía un partido pendiente. Por su parte, el Alcalá enlazó su tercera victoria consecutiva, la tercera en El Val, sin encajar goles, lo que le ha dado un colchón de doce puntos con respecto al primer equipo que descendería.

ACTA DEL PARTIDO


11 vistas